Restauración Traída de Aguas – Aqueduct and Waterworks Restoration. Teruel

English Español
Ámbito de la intervención:  La intervención del presente proyecto se centra en dos elementos: el acueducto del barranco de las nogueras y la conducción enterrada localizada próxima a la Torre del Rincón, en la Ronda Dámaso Torán de Teruel.

Objeto del proyecto:

  • Restaurar el acueducto y consolidarlo.
  • Restaurar el arca y la galería de la Ronda Dámaso Torán, así como acondicionar su acceso y recorrido para su conservación.

Promotor: La promoción de este proyecto está llevada a cabo por la Dirección  General de Patrimonio Cultural del Departamento de Educación Cultura y Deportes del Gobierno de Aragón.

Como ya se ha comentado la obra puede dividirse en dos ámbitos bien diferenciados: el acueducto, localizado en la parte inicial del trayecto, y el arca con la galería en la zona urbana.

En cuanto al acueducto, se trata de una obra de mampostería ordinaria de piedra caliza rejuntada con mortero de cal. Consta de un único ojo, que se encontraba cegado en  parte por la acumulación de elementos arrastrados por el barranco. Tiene una longitud en la parte superior de unos treinta y ocho metros, una altura en su zona central de unos siete metros y setenta y cinco centímetros y un espesor de un metro y setenta centímetros en la parte inferior.

Acueducto

Debido a que el acueducto había perdido en algunas zonas gran parte de su mampostería, se llegaba a apreciar una conducción metálica de época posterior a la original. Esta discurría por una cota seguramente inferior a la conducción original realizada con arcaduces.

Además  de la necesaria reposición de mampostería en algunas de las zonas en las que se había desprendido, existían otras en las que era preciso el desmontado de parte de la mampostería y su posterior colocación.

La galería localizada próxima a la Torre del Rincón, se horadó para conducir la traída de aguas desde la Torre del Agua hacia las Carnicerías Altas.

Se trata de un paso con paredes y bóveda rebajada de mortero de yeso y mortero de cal. En dos puntos concretos se ensancha y rebaja su altura configurando unas pequeñas salas con paredes y bovedas de sillería.

GaleríaEntrada arca

En la actualidad se conservan dos tramos; uno siguiendo la dirección del trazado de la Muralla de unos quince metros de longitud, un metro de anchura y una altura libre en torno a los dos metros, y otro en dirección perpendicular a la anterior, de unos dieciocho metros de longitud, un metro de ancho y altura que disminuye desde los cuatro a los dos metros y medio.

El suelo estaba formado por tierra natural en su mayor parte. Todavía se adviertían restos de arcaduces en la galería derecha. Era patente la presencia de humedad.

En cuanto a la fachada del arca, se observaron deterioros importantes en los revestimientos así como en los dinteles de la ventana y de la puerta.

La zona de paso desde las dependencias municipales cubiertas hasta el arca se encontraba sin pavimentar y con presencia de elementos vegetales. Esta circunstancia se presenta igualmente en la parte superior de las galerías. Si bien en la perpendicular no parece tener excesiva importancia, en la que discurre paralela a la Muralla, puede estar afectando al elemento estructural.

Obra finalizada:

Acueducto Barranco Las NoguerasArco del acueductoArcaduces - ceramic plug-in pipesParte superior de acueducto - Aqueduct cover

Entrada Arca - Ark's entranceGalería - GalleryGalería - GalleryGalería - GallerySala - vaulted roomSala - vaulted room

BREVE MEMORIA HISTÓRICA

Los elementos en los que se centra  la intervención descrita en este proyecto, forman parte del conjunto conocido como la “Traída de Aguas” a la ciudad de Teruel.

Este conjunto es una obra realizada en la mitad del Siglo XVI por Pierres Vedel [wiki]. Tenía por objeto la conducción del agua desde la fuente de la Peña del Macho situada a unos cuatro kilómetros hasta la Ciudad.

La distancia  y las condiciones del terreno entre estos dos puntos, hizo necesaria la construcción de minas y acueductos. De ambos elementos quedan todavía construcciones y restos de gran interés.

La contratación de Pierres Vedel para la construcción de esta importante infraestructura, proviene de su experiencia previa en la mina de Daroca.

El procedimiento para su construcción parece claramente extraído de las directrices que recoge Marco Vitruvio Polión en sus “Diez libros de arquitectura” y en especial  en el Libro VIII en el que hace referencia especial a la localización de agua y sus fuentes, su idoneidad para el consumo y las distintas formas de conducirla.

Vitruvio describe tres formas de conducir el agua:

“ De tres maneras se conduce el agua, ó corriendo por canales de estructura, ó con encañados de plomo, ó con arcaduces de barro: las reglas son estas.”

La elegida en la Traída de aguas a Teruel es la última. Esta decisión seguramente se debió a tres características fundamentales que el propio Vitrubio recoge en su tratado, a saber: el menor coste, la facilidad de la ejecución y del mantenimiento y la mejor salubridad del agua conducida de esta forma.

“Si se quiere conducir el agua a menor costa, se executará asi. Haganse arcaduces de barro, y cuezanse, cuyo grueso no sea menos de dos dedos, con sus encaxes á un cabo para que pueda entrar ajustado uno en otro, y las uniones se embarrarán con azulaque. En las baxadas hácia el vientre se pondrá sobre el ángulo una piedra roxa taladrada, para admitir el ultimo arcaduz de la baxada, y el primero del vientre. Lo mismo se hará al principio de la subida.

Colocados así los arcaduces en vientres, baxadas, y subidas, no se dislocarán: porque suele correr por los conductos un ayre tan impetuoso, que rompe por medio hasta las piedras, si al principio no se echa el agua del manantial poco á poco y en poca cantidad, y si no se aseguran bien los ángulos y codillos con robustos vínculos, o peso de lastre. Lo demás se hará como en los conductos de plomo. Asi mismo, al encaminar la primera agua se echará antes flor de ceniza, para que cierre las junturas que acaso no estuvieren bien embarradas.

La conducción por arcaduces  tiene la ventaja de que, ocurrido algún daño, qualquiera lo compone: como tambien, que el agua es mas saludable que la que viene en plomo; pues esta podemos sospecharla viciosa, por motivo que del plomo se hace el albayalde, dañoso, segun dicen, al cuerpo humano: y si lo que se hace del plomo es dañoso, no hay duda lo será tambien el plomo mismo. Observarlo podemos en los que le trabajan, que tienen pálido el color del cuerpo: y es la causa, que el vapor que despide al liquidarse con el ayre del fuelle, penetrando por el cuerpo, y quemandole mas cada día, chupa de sus miembros la virtud de la masa sanguinaria. Por lo qual parece se deben huir los conductos de plomo, si queremos tener agua saludable. Que sea mas sabrosa el agua venida en arcaduces, lo denotan las mesas cotidianas; pues teniendolas todas llenas de vasos de plata, buscan sin embrago los búcaros, por la suavidad del sabor.”

En 1.537 se acometió la obra que sin duda marcó un hito, no tanto en la configuración urbana, como en el avance que supuso en la calidad de vida de sus habitantes. El núcleo urbano a mucha mayor cota que los cauces próximos de los ríos, se encontraba desabastecido de agua.

La traída de las aguas consta de una red compuesta por unas 140 arcas a lo largo de la obra que conducen el agua rodada desde la Peña del Macho, así como la propia conducción de arcaduces.  La configuración del terreno hace necesaria en varios puntos la adopción de medidas específicas, que en ocasiones suponen un alarde tanto técnico como de esfuerzo. Me refiero sobre todo a las minas y a los acueductos. Cabe destacar entre ellos el Acueducto – Viaducto de “Los Arcos” , construcción ya en ámbito puramente urbano, de gran belleza y sobre todo singularidad.

Es sin duda una formalización espectacular que da respuesta a la doble necesidad que supone salvar el fuerte desnivel y por otro de construir un acueducto-viaducto necesario para conectar peatonalmente el centro de la ciudad con el barrio del Arrabal

Se trata de una obra renacentista formada por una superposición de arcos de medio punto con una “concavidad de 94 palmos geométricos” (trece metros de luz) y una altura que oscila entre doce metros en la parte en la que cuenta con una única hilera de arcos y 27 metros en la zona de mayor altura.

El acueducto discurre por su parte superior con una sección aproximada de 30x20cm. Vedel utilizó posiblemente parte de la muralla que encontró para conducir el agua hacia el sur y atravesando la Torre Lombardera la condujo hacia las Carnicerías Altas, donde se encontraba el antiguo parque de bomberos.

No menos importante que el acueducto resulta la red de distribución del agua por la ciudad que en su recorrido final contaba con numerosas fuentes, de las que hoy tan sólo se conserva la de la calle Fuentebuena, de traza renacentista apilastrada, actualmente localizada en la Plaza del Ayuntamiento, anexa a la casa del Deán.

Pero quizás la originalidad del monumento estribe principalmente en la resolución del paso a través del viaducto. Vedel ingenió un sistema de arcos para atravesar las pilastras que le confieren un carácter único, y que acentúan la esbeltez del cuerpo superior.

El grueso de la obra del acueducto se terminó hacia 1.558 pero no debió entrar en funcionamiento hasta 1.580 con un coste final aproximado de cincuenta mil escudos. En el Libro Verde de Teruel se describe la “… visita general, de la fuente, arcas, secretos y primores de la fábrica de la fuente de la ciudad de Teruel…” fechada el diecinueve de febrero de 1.583.


Comments are closed.